fbpx

Usar pescado como parte de un plan de alimentación saludable

Es difícil superar el pescado y los mariscos en general por su alto contenido de proteínas y bajo contenido de grasa. Se ha demostrado en estudio tras estudio que el pescado tiene un impacto positivo en la salud y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y otras dolencias. Además, el pescado es delicioso y fácil de preparar.

Muchos expertos en nutrición recomiendan comer pescado al menos una o dos veces por semana. Las variedades de pescado más nutritivas y las que contienen las mayores cantidades de ácidos grasos omega-3 que son los que protegen al corazón tienden a ser las que viven en las frías aguas del océano.

Los beneficios de una dieta a base de pescado

Durante mucho tiempo se ha pensado que el pescado tiene un beneficio positivo para el corazón. Hasta ahora, los resultados de los estudios clínicos no han sido concluyentes, pero la investigación sobre los efectos del pescado en la salud del corazón continúa. Independientemente de los beneficios, hay pocas dudas de que el pescado es un alimento saludable, que contiene niveles significativos de proteínas y cantidades más pequeñas de grasas y calorías que otros tipos de carne.

De hecho, el pescado es una de las mejores fuentes de proteínas que existen. Todo el mundo necesita proteínas para desarrollar los músculos y reparar los tejidos corporales dañados. Además, la proteína juega un papel vital en el crecimiento de las uñas y el cabello, en la producción de hormonas y en muchos otros procesos corporales vitales.

Además del pescado, muchos otros productos de origen animal, como la carne, los huevos, las aves y los productos lácteos, contienen cantidades importantes de proteínas. También existen fuentes de proteínas de origen vegetal, en nueces, frijoles y lentejas, entre otros.

La clave para obtener suficientes proteínas en la dieta es equilibrar los efectos saludables de las proteínas en la dieta con las grandes cantidades de grasa y colesterol que suelen contener los alimentos ricos en proteínas. La combinación de alto contenido de proteínas y bajo contenido de grasas es una de las cosas que hace que una dieta rica en pescado sea tan atractiva.

Con la excepción del salmón, casi todas las variedades de pescado que se consumen comúnmente son muy bajas en grasa, e incluso el salmón contiene niveles más bajos de grasa que muchas variedades de carnes. Además, el pescado es bajo en grasas saturadas, el tipo de grasa más asociado con enfermedades cardiovasculares y arterias obstruidas.

El pescado es bajo en grasas insaturadas debido a la naturaleza de dónde y cómo vive. En lugar de almacenar energía en forma de grasas saturadas como lo hacen los animales terrestres, los peces almacenan su grasa en forma de aceites poliinsaturados. Esa adaptación permite que sus cuerpos funcionen normalmente en los océanos y arroyos fríos donde nadan. También los convierte en una excelente opción para quienes buscan reducir los niveles de grasas saturadas en la dieta.

Por todas estas razones, el pescado sigue siendo una parte importante de cualquier estilo de vida saludable para el corazón y bajo en grasas. Sustituir alimentos grasosos y con alto contenido de grasa como las hamburguesas y carne es una excelente manera de hacer un cambio para una vida saludable.

Sin embargo, una nota sobre el pescado y la contaminación. Es cierto que muchos peces capturados en aguas contaminadas contienen altos niveles de mercurio. Si bien la mayor parte del pescado capturado y cultivado comercialmente tiene un bajo contenido de mercurio, es importante que las mujeres embarazadas limiten la ingesta de pescado, debido al daño potencial para el bebé.

Adaptar el pescado a su ajetreado estilo de vida

Mucha gente evita el pescado porque no sabe cómo prepararlo y cocinarlo. Si bien es cierto que el pescado puede presentar un desafío mayor para los inexpertos, existen muchas recetas y libros de cocina que facilitan la preparación. Además, muchos productos del mar envasados contienen consejos de cocina y sugerencias para servir que eliminan parte del misterio de preparar una comida nutritiva y deliciosa de pescado fresco. Incluso para aquellos que no cocinan, sin embargo, pueden disfrutar de los muchos beneficios del pescado en la dieta. Hay una serie de productos del mar enlatados en el mercado, que incluyen salmón enlatado, sardinas y el siempre popular atún. Por lo tanto, no hay ninguna razón por la que el pescado no pueda encajar en su plan de alimentación saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
×

Powered by WhatsApp Chat

× WhatsApp