fbpx

EVITAR LESIONES EN LOS HOMBROS

El hombro y sus articulaciones son un grupo muscular complejo, relativamente fácil de lesionar si descuidamos la técnica o cargamos excesivo peso. Así que toma buena nota de este entrenamiento de deltoides seguro y eficaz.

Primer mandamiento del entrenamiento de hombros: respeta la técnica al máximo. Segundo: no cargues demasiado peso y progresa poco a poco. Solo así evitarás lesiones, ejercitarás los deltoides de la manera correcta y diseñarás mejores entrenamientos. Y es que los hombros son un grupo muscular complejo, ya que además de sus músculos, cuenta con gran cantidad de tendones y ligamentos que, con las rotaciones por ejemplo, pueden terminar dañados

El hombro está formado por un conjunto de articulaciones como la articulaciones glenohumeral, acromioclavicular, escapulohumeral y esternoclavicular, y está íntimamente influenciado por otras estructuras como son la columna dorsal y cervical; de ahí que sea uno de los más frecuentes motivos de consulta en mi práctica clínica.

En nuestra vida diaria y en especial en el gimnasio, debemos tener en cuenta factores que pueden provocar dolencias y lesiones en el hombro; puede que en un primer momento no parezca nada importante, pero si no le prestamos atención y lo dejamos en un segundo plano, puede llegar a cronificarse y crearnos muchos problemas.

Dentro de las recomendaciones podemos destacar:

Posición de las escápulas: A la hora de realizar ejercicios, debemos juntar las escápulas para posteriorizar lo más posible la cabeza humeral (el hombro en sí). Esto ayudará a evitar lesiones del manguito rotador, ya que es una de las mas habituales que encontramos en este complejo articular.

Ejercicios de propiocepción y estabilización: Para tener un hombro estable y sin lesiones, debemos realizar con cierta frecuencia ejercicios realizados con el bosu, apoyando la palma de la mano sobre él, y mantener el peso de nuestro cuerpo durante unos segundos. De esta manera conseguiremos una contracción de la musculatura relacionada con el hombro, lo cual provoca una coaptación de la cabeza humeral y evitará futuras lesiones.

Evitar sonido articular: Una práctica bastante extendida en el ámbito deportivo es no escuchar al cuerpo y en el caso del hombro más aún; es frecuente realizar ejercicios de hombro, en los cuales hay un “chasquido” articular. Normalmente ese chasquido no provoca dolor a corto plazo, pero si no lo evitamos, puede provocar en el futuro tendinopatías o lesiones degenerativas como artritis.

Evitar posiciones forzadas: Cuando una persona sufre molestias en el hombro, es recomendable realizar ejercicios sin llegar a los máximos rangos de movilidad; progresivamente iremos aumentando ese rango conforme pasan las sesiones, pero siempre sin dolor, hasta finalmente poder realizar el ejercicio de manera normal.

Fuente:

https://www.menshealth.com/

https://blog.anytimefitness.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
× WhatsApp