fbpx

EVITAR LAS GRASAS PARA UNA ALIMENTACIÓN MÁS SALUDABLE

Mientras que un poco de grasa en la dieta es necesaria, y sería un error tratar de eliminar toda la grasa de la dieta, la mayoría de las personas simplemente comen demasiada grasa. Reducir el consumo de grasas es una parte importante de crear una dieta y un estilo de vida más saludables.

Hay una serie de buenas razones para reducir los niveles de grasa en la dieta. Esas razones incluyen:

La reducción de los niveles de grasa en la dieta ayuda a perder y controlar el peso. La grasa contiene el doble de calorías por gramo que las proteínas y los carbohidratos, por lo que comer menos grasa generalmente significa consumir menos calorías.

Se ha demostrado que reducir la grasa disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas. La grasa, particularmente la grasa saturada, es un factor en las enfermedades cardiovasculares y los niveles elevados de colesterol.

Una dieta baja en grasas puede ayudar a reducir el riesgo de algunas formas de cáncer. Aunque esto aún no ha sido totalmente confirmado, ha habido una serie de estudios que indican que una dieta baja en grasas puede mantener a raya ciertos tipos de cáncer.

Y por supuesto, comer menos alimentos ricos en grasas significa que podrá disfrutar de muchas más alternativas bajas en grasas como verduras, frutas y cereales integrales. Dado que este tipo de alimentos tienden a ser ricos en nutrientes y bajos en calorías.

Por supuesto, reducir el consumo de grasas en la dieta es más fácil decirlo que hacerlo, por lo que hemos compilado una lista de consejos para una alimentación saludable baja en grasas para ayudarte a comenzar.

En lugar de pastas para untar como la mantequilla de maní y el queso crema con toda la grasa, use alternativas bajas en grasa como queso crema bajo en grasa, jaleas, mermeladas de frutas para untar, mantequilla de manzana, mostaza, margarina baja en grasa o mayonesa baja en grasa.

Use aderezos para ensaladas bajos en grasa o sin grasa siempre que sea posible. Cuando salga a comer, solicite el aderezo para ensaladas aparte para que pueda usted decidir la cantidad a utilizar.

En lugar de mantequilla o crema agria, cubra las papas al horno con yogur natural sin grasa o bajo en grasa. Otros deliciosos aderezos pueden ser salsa, queso bajo en grasa y crema agria baja en grasa o sin grasa.

Sea creativo con los condimentos para agregar sabor a las guarniciones sin agregar grasas ni calorías. Como el jugo de limón, las hierbas, la salsa o las cebollas de verdeo son excelentes aderezos y condimentos para verduras y ensaladas.

Por ejemplo, en lugar de usar una cucharada de aderezo para ensalada de queso azul, intente usar solo una cucharadita.

Evite los productos lácteos enteros siempre que sea posible. Usar leche descremada o leche al 2% en lugar de leche entera puede marcar una gran diferencia en su ingesta diaria de grasas. Del mismo modo, las alternativas bajas en grasa en el helado, como el yogur helado, brindan mucho sabor y nada de grasa.

Los quesos bajos en grasa también brindan una gran alternativa a las variedades enteras. La mayoría de las variedades de quesos duros están disponibles en versiones bajas en grasa.

Las galletas de jengibre, el pastel de ángel, las obleas de vainilla, las barras de higo, harinas como la de almendras o avena son excelentes opciones para postres.

En lugar de papas fritas, que son muy ricas en grasas, elija batatas, plátanos, pochoclo sin mantequilla y otras alternativas más saludables.

Además de elegir los alimentos adecuados, la preparación de los alimentos es muy importante para mantener los niveles de grasa lo más bajos posible. La preparación adecuada de alimentos bajos en grasa comienza comprando los cortes más magros de carne de res, cerdo, pescado y pollo, y quitando la piel y la grasa de las pechugas y muslos de pollo.

A la parrilla o al horno son generalmente los métodos para preparar las carnes, aves y mariscos para bajar la incidencia de las grasas a la hora de cocinar. Trate de evitar freír los alimentos y si tiene que freír, trate de usar una sartén que permita que el exceso de grasa y aceite se escurra fácilmente.

La cocina sana y baja en grasas no tiene por qué ser aburrida o poco apetecible. Hay excelentes recetas para comidas bajas en grasa y saludables que son fáciles de preparar. Lo más importante es ser un consumidor educado y comprar cuidadosamente los productos, carnes y mariscos más saludables. En INclub hemos iniciado esta serie de artículos para ayudarte a alcanzar tus metas. Si estas interesado en algún tema en especial contáctanos y escribiremos sobre eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
×

Powered by WhatsApp Chat

× WhatsApp