fbpx

ERRORES QUE COMETEMOS AL EMPEZAR A ENTRENAR.

ERRORES QUE COMETEMOS AL EMPEZAR A ENTRENAR.

El movimiento es salud, por eso es importante empezar cualquier actividad física. En INclub estamos comprometidos a que alcances tus metas. Que estes en forma pero sobre todo que encuentres tu mejor versión.

  1. Iniciar sin evaluación. Muchas personas toman la decisión de volverse físicamente más activas de un día para otro y su motivación es tan fuerte, que deciden empezar a entrenar sin conocer su condición física y estado de salud. Cuando esto ocurre, aumenta el riesgo de tener lesiones y enfermedades, especialmente en quienes ya las poseen. Las personas que no tienen ningún tipo de patología o factore de riesgo deben evaluar su estado físico haciendo la ficha medica obligatoria de los gimnasios y una evaluación de estado físico con los profes o entrenandores. Mientras que, las mujeres en embarazo y a las personas con factores de riesgo alto, se les aconseja evaluarse con un médico del deporte (Deportologo).
  2. No calentar. Cuando no se dedica tiempo a calentar, aumenta la posibilidad de lesionarse. El calentamiento permite que se aumente la temperatura corporal, preparando los músculos y las estructuras que conforman las articulaciones (cartílago, tendones y ligamentos) para realizar los esfuerzos durante la entrenamiento. Se recomienda dedicarle entre cinco y 15 minutos en promedio, incluyendo ejercicios de movilidad articular, flexibilidad dinámica con estiramientos de corta duración y activación muscular, priorizando los músculos que más se exigirán durante la sesión.
  3. Dar por hecho la técnica improvisar. Vemos como realizan los ejercicios físicos y creemos que podemos imitarlo sin preguntar… Error. No conocer la técnica concreta y hacerlos por nuestra cuenta puede provocar no solo que nuestro esfuerzo sea inefectivo, sino también que nos lesionemos. Cuando se realizan ejercicios sin comprender su técnica, el esfuerzo que exige o el nivel de entrenamiento que requiere, se asume el riesgo de lesionarse fácilmente. Hoy, por el auge de internet, redes sociales, aplicaciones y páginas con videos de ejercicios, es fácil encontrar una infinidad de opciones para entrenar que aparentemente se adaptan a nuestras necesidades. Para evitar realizar ejercicios sin estar seguros de su conveniencia, es necesario tener un programa de entrenamiento prescrito por profesionales del ejercicio y la salud, que incluya la prescripción de parámetros importantes como el tipo de ejercicio, la duración, la intensidad y el volumen de entrenamiento adecuado según la condición física de cada persona.
  4. Sobre entrenar. En ocasiones se cree que la manera de compensar los años en los que no se ha realizado ejercicio físico es cometer excesos ‘machacándonos’ en el entrenamiento. No conocer y tener en cuenta nuestros ritmos y capacidades y querer trabajar con el nivel de personas más experimentadas puede hacer que nos desmotivemos al ver que no lo alcanzamos o, incluso, provocarnos lesiones al llevar a cabo un esfuerzo excesivo.
  5. Hacer siempre lo mismo. Es fácil hacer del programa de entrenamiento una verdadera rutina, especialmente cuando estamos cómodos con los ejercicios y con el nivel de exigencia; sin darnos cuenta, esto puede explicar la dificultad para lograr los objetivos propuestos. Cuando una persona decide quedarse haciendo los mismos ejercicios y sin variar el nivel de esfuerzo, lo más seguro es que se demore más tiempo en acelerar su metabolismo, esto le alejará de sus metas y, por tanto, es necesario aplicar siempre uno de los principios del entrenamiento: la variedad de las cargas y de estímulos.
  6. Realizar únicamente ejercicio cardiovascular para perder peso
    a. Está demostrado que para bajar de peso se requiere entrenar de manera integral, combinando ejercicios de resistencia cardiovascular con ejercicios de fortalecimiento; por esta razón, no está bien enfocarse solo en el entrenamiento cardiovascular para bajar de peso. Cuando crece la masa muscular, se incrementa el gasto calórico durante el reposo, esto significa que aumenta la utilización de las grasas durante el día, lo cual es un importante beneficio para acelerar la disminución del peso.
  7. Descuidar la hidratación. La hidratación es necesaria principalmente para regular la temperatura corporal, y reponer los minerales y electrólitos que se pierden al aumentar el calor durante el entrenamiento. De acuerdo al esfuerzo, se debe elegir un tipo de hidratación que supla las pérdidas según sea la necesidad; generalmente se aconseja beber agua, pero en casos donde la intensidad de entrenamiento es alta, se deben consumir bebidas más hidratantes. Quien descuida la hidratación se expone a fatigarse más rápido, a aumentar los riesgos de lesión muscular e incluso, a sufrir desvanecimientos por aumento exagerado de la temperatura.
  8. No tener en cuenta los periodos de descanso. Otro error muy común en el sentido del explicado anteriormente es querer hacerlo todo ‘de golpe’, sin pararnos a descansar. Entrenar todos los días y cuanto más, mejor, no nos llevará a mejorar. Para ello es importante conocer y respetar los tiempos de descanso.
  9. Olvidar los estiramientos. Centrarse simplemente en el ejercicio y olvidar el antes y el después puede ser también perjudicial para nuestros músculos. Es importante saber cómo cuidarlos y qué técnicas de estiramiento llevar a cabo tanto antes como después de la actividad física.

Estos errores comunes que cometemos en menor o mayor medida todos, tienen una solución común: entrenar en un lugar seguro con profesionales formados profesionalmente. Importante, nunca te quedes cayado siempre que tengas dudas acércate a los profes o entrenadores. Recorda que cuerpo nos dieron solo uno.

Fuente: https://bodytech.com.co/ y https://www.feda.net/

X
× WhatsApp