fbpx

Dieta vs Alimentación saludable

¿Cuántas veces empezaste una dieta y la dejaste al mes o a la semana? ¿Cuántas veces te dieron una lista con lo que sí podés comer y con lo que no? ¿Cuántas veces leíste una dieta por internet e intentaste seguirla? Con sólo escuchar o leer la palabra DIETA ya se nos abre el apetito, pero ¿y qué si te digo que en realidad usamos mal la palabra, y que cambiarla por una alimentación saludable es la verdadera solución? Veamos un poco más de qué se trata esto.

Primero, es importante definir qué es una dieta. Según la Real Academia Española, se designa dieta a  “un régimen que se manda observar a los enfermos o convalecientes en el comer y beber; conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento; privación completa de comer”1.

Es decir que esta palabra es empleada comúnmente en ámbitos hospitalarios y que en realidad, también son los alimentos que comemos día a día.

Ahora bien, si nos referimos al uso actual del término muchas veces asociamos la palabra dieta con restricción, hambre, control, régimen, displacer, presión, etc. Y esto es debido a que por mucho tiempo creímos que para bajar de peso o para tener una vida más saludable, era necesario sufrir esas sensaciones y pasar hambre.

En varias ocasiones se las sigue eligiendo por la necesidad y búsqueda de una pérdida de peso rápida, originando estas dietas mágicas que se han hecho populares y que carecen de eficacia comprobada y rigor científico2. Lo que no sabíamos es que al hacer cambios repentinos en nuestra alimentación empezando este tipo de regímenes, que además muchas veces no tienen en cuenta nuestras rutinas diarias ni los alimentos que nos son familiares y placenteros, nos iba a llevar automáticamente a “romper la dieta”.

¿Y por qué? Porque es algo insostenible a largo plazo, ya que internamente tenemos hábitos y costumbres instaladas que es muy difícil cambiar de un día para el otro. Pero, ¿qué tal si te digo que con una alimentación saludable que vayamos incorporando de manera progresiva todo es distinto?

Una alimentación saludable es aquella que permite el crecimiento, desarrollo, mantenimiento de la salud y actividad, la creatividad, supervivencia y confort. Además, el término saludable se relaciona con una alimentación que favorece y posibilita el buen estado de salud y que disminuye el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación3.

Contiene todos los grupos de alimentos y las cantidades adecuadas para cada persona, tiene en cuenta nuestras costumbres, gustos y preferencias, y por ello se adecua mejor a nuestras rutinas y es más probable que la sostengamos a lo largo del tiempo.  Lo que se busca con ella no sólo es mejorar la salud y bienestar, sino mantenerlo durante nuestra vida y que nos sea placentero y nos genere sensaciones positivas.

Esto nos lleva a pensar que muchas veces nos privamos de ciertos tipos de alimentos o comenzamos a comer otros sin el acompañamiento de un profesional de la nutrición que nos conozca y nos sugiera o recomiende una alimentación según lo que cada uno de nosotros necesite. Lo que puede llevarnos a la falta de ciertos nutrientes esenciales para el funcionamiento sano del cuerpo, déficit de energía y hasta una malnutrición.

En cambio, si somos más conscientes de nuestra salud y de lo que realmente queremos, la mejor opción es siempre optar por una alimentación saludable, que tenga en cuenta todo lo que anteriormente dijimos y que esté acompañada por un nutricionista que pueda ayudarte a lograr tus objetivos de la manera más sana y amigablemente posible.

Ayelén Frontalini.

Licenciada en nutrición.

MP 4114

  1. Real Academia Española.
  2. Marques-Lopes, I., Russolillo, G., Lopes-Rosado, E., & Bressan, J. 2009. Dietas adelgazantes. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, 25, 163-173.
  3. AJ. Calañas-Continente, D. Bellido. 2006. Bases científicas de una alimentación saludable. Rev med univ navarra, 50, Nº 4, 7-14.
×

Hello!

Click one of our representatives below to chat on WhatsApp or send us an email to sergio.orosc@gmail.com

× WhatsApp
X